sábado, 27 de febrero de 2010

DEPORTES MINORITARIOS, PRACTICANDO KÁRATE

27 de Febrero de 2010
ALBERTO


El Kárate es un deporte poco conocido por la gran mayoría de nosotros. Llevo desde los 5 años practicándolo en la Escuela de Kárate Magadán, aquí muy cerca del cole. Jose, el que veis en la foto de abajo, es mi profesor y es cinturón negro quinto dan. ¡Casi nada!, yo espero algún día poder igualarlo.

En la foto de arriba veis a la mayor parte de alumnos que entrenan conmigo y como podéis ver los hay de todas las edades.

Entreno tres veces por semana y me lo paso fantásticamente, el kárate me ayuda a relajarme y a olvidarme del estrés de los deberes.

También me ayuda a mejorar la condición física para estar más fuerte y aumentar la elasticidad de mi cuerpo.

Otra de las ventajas del kárate es que te enseña a respetar a tu adversario, que es tu enemigo en el momento en que estas compitiendo en el tatami, y eso te sirve para poder tratar correctamente a todas las personas en la vida diaria.

El kárate lo practicamos en el tatami, que es parecido a un ring de boxeo con el suelo acolchado para no hacernos daño. Como todo deporte, tiene sus movimientos básicos, tanto de puños como de piernas. Luego están las patadas, que en el lenguaje empleado en karate se llaman “gueri”, hay de todos tipos, hacia delante, laterales, hacia atrás, la más importante es la “mae-gueri” o patada hacia delante.

Luego están las katas. Os preguntareis qué es una kata. La palabra “Kata” es de origen japonés y describe una serie o secuencia de movimientos preestablecidos que se pueden practicar normalmente solo pero también en parejas. Este conjunto de movimientos se utiliza para defenderse ante más de un enemigo.

Recordáis lo que os comenté sobre los puños y las patadas, pues eso todo se utiliza en la kata, y no solo esto, si no que hay más técnicas, golpes de codo, golpes con la rodilla, etc.

Por último, os hablaré un poco del “kumite”, o sea del combate. Se trata de una pelea con un adversario, aquí se utiliza todo tipo de técnicas, bien sea con la pierna, el codo, el brazo, la mano, el pié, incluso la planta del pie. Para hacer kumite necesitas llevar protecciones para evitar que te hagas daño y para no hacer mucho daño a tu contrincante, aunque a veces alguna te llevas.

Si haces bien toda esta serie de cosas irás poco a poco pasando cinturones hasta llegar al negro, aunque ahí no es el final, porque este deporte lo puedes practicar durante toda tu vida.

Os animo a todos a que vengáis a entrenar conmigo y descubrir un deporte que te ayudará a crecer sano física y mentalmente.


FOTOS CLASE KÁRATE

2 comentarios:

Clase de quinto dijo...

ENHORABUENA ALBERTO.
Tu reportaje es realmente fabuloso.
Es completo, tiene toda la información necesaria para comprender tu deporte, y además nos permite conocerte un poco mejor.
Lo dicho: Felicidades y GRACIAS por este estupendo reportaje.
Julio

Alumno... dijo...

Hola a todos.
Alberto, me parece que te has conseguido un aplauso y medio con este trabajo del Kárate.
Ahí va:
¡PLÁS!, plás.
Enhorabuena.
IRENE.